El oro de inversión es el de 24 K, que es el de mayor grado de pureza, más sin embargo el brillo y la tonalidad del oro lo convierten en objeto de deseo para otros usos, el más conocido de ellos es la orfebrería. Una condición necesaria para ser trabajado por los joyeros es añadirle dureza y por ello se realizan aleaciones con distintos metales. Esto ha provocado una ventaja adicional y es la posibilidad de responder a los vaivenes de la moda al ser posible producir distintos tonos de oro. Veamos cuales son los más conocidos:

Oro blanco: es luego del oro dorado uno de las más populares y se logra mediante la aleación con el paladio, otro metal noble. Para maximizar el brillo algunos joyeros le aplican una capa final de rodio a la prenda, resultando en este caso bastante parecido al platino.  

Oro rosa: su belleza ha conquistado a más de uno, pues aunque con idéntico brillo que el oro amarillo se diferencia por el destello de  tonalidades rosáceas. Hay hermosos diseños de piezas de joyería fabricadas únicamente en este color y tambien en combinación con el blanco y el dorado. Se consigue mezclando el oro con el cobre, en una proporción cercana al 20% y añadiéndole un toque de plata.

Oro rojo: es el resultado del proceso de producción del oro rosado si no se le  añade nada de plata, es decir es una aleación tan solo de oro y cobre.

Oro amarillo: hace referencia a las piezas de oro de menor grado de pureza, en las que aun cuando el oro es el metal predominante se emplea algo de cobre y plata en su elaboración. Mantiene sin embargo la tonalidad dorada tan apetecida.

¿Es posible que surjan nuevos colores de oro? 

En la búsqueda constante por satisfacer las extravagancias de algunas de las tendencias actuales, los expertos en realizar aleaciones, han logrado producir oro verde y azul. Lo han conseguido mediante la combinación con otros metales distintos a la plata y al cobre, pues en este caso adicionalmente  a los mencionados, añaden hierro y cadmio.

Por ahora estos colores han entrado al mercado del oro para responder a las exigencias y necesidades de artistas plásticos que quieren incorporarlos en sus obras de arte. Por supuesto que estamos en presencia de un oro de menor pureza que la del oro de inversión, aunque si puede llegar a ser de 18 k.

Habrá que esperar para ver cómo responde el mercado ante estos nuevos tonos y si se volverán habituales en las vitrinas de las joyerías.

Posts Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies