¿Has escuchado hablar del oro golfi? Casi seguro que sí y hasta es posible que tengas alguna joya en casa fabricada en este material. El nombre real es gold-filled,  que proviene de la unión de dos vocablos del idioma inglés, gold (oro) y filled (cubierto).

Este es un producto de calidad de amplio uso en orfebrería y está compuesto por láminas de oro, lo que le confieren brillo y resistencia a la oxidación.

¿Qué materiales componen una joya de oro golfi?

El oro golfi o gold-filled es un metal compuesto de varias capas, dos o tres, dependiendo de las necesidades del orfebre.  La base utilizada para la fabricación es el latón o el cobre a los  que se adhiere una lámina o dos de una aleación de oro,  mediante procesos de presión y exposición al calor.

Es una materia prima que permite al joyero trabajar las piezas sabiendo que el resultado tendrá idéntico brillo y tonalidad que si de oro puro se tratara, pero que tendrá un coste mucho más reducido y por lo tanto será más asequible para la mayoría.

Algo a tener en cuenta es que el gold-filled para ser llamado como tal debe contener al menos un 5% de su peso total de oro. Estas piezas de joyería tienen una marca grabada en su interior, indicativa de los quilates de la capa de aleación de oro con la que han sido fabricadas; comúnmente la inscripción es 12 K o 14K.

Una prenda de gold-filled se conservará bien durante un tiempo bastante largo con una apariencia que no tendrá nada que envidiarle al oro macizo. El precio es un punto a favor de este material así como el hecho de ser hipoalergénico.

El mantenimiento de una joya elaborada en este metal  es similar al que debe dársele a una prenda de oro de 18 k  para mantener su brillo. A continuación las recordamos para tenerlas siempre en mente.

El contacto con productos químicos puede restarle brillo, así que la primera regla es procurar una escasa exposición a perfumes, aceites corporales, maquillaje y detergentes.

Limpiarla con agua tibia y luego secarla y  pulirla con un paño seco y suave es suficiente para conservar su resplandor.

Por último aconsejamos guardarlas de manera separada en saquitos o en un joyero cuyo interior sea de fieltro, para evitar las rozaduras.

Posts Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies