En enero de 1848, James Wilson Marshall, descubrió oro mientras construía un aserradero cerca del Río Americano al noroeste de la actual Sacramento. El descubrimiento fue reportado por los periódicos de San Francisco en el mes de marzo, pero la mayoría de los lectores de la noticia no le otorgó mucha credibilidad.

La chispa que encendió la fiebre del oro ocurrió en mayo de 1848 cuando Sam Branann, un tendero que se encontraba en la cala de Sutter, blandió una botella llena de polvo de oro a la ve que gritaba ¡oro! ¡oro! ¡oro el el Río Americano! Los residentes de la ciudad tenían la prueba del descubrimiento y la estampida a la búsqueda de oro estaba en marcha. Primero los barcos del puerto de san Francisco fueron abandonados por sus tripulaciones, pero poco después cualquier puesto de trabajo era abandonado. Hasta dos periódicos de San Francisco tuvieron que cerrar sus puertas porque sus trabajadores fueron alcanzados por la fiebre del oro.

El New York Herald publicó la noticia del descubrimiento de oro en agosto de 1848, y fue este hecho lo que provocó una migración masiva de buscadores de oro provenientes del resto de estado Unidos pero también de América Latina, Asia, Europa Australia y Nueva Zelanda.

Para diciembre de 1849 la afluencia masiva de buscadores principalmente estadounidenses a California, que en ese momento se encontraba vinculado a Estados Unidos en calidad de territorio cedido como condición de paz tras la guerra mantenida entre México y Estados Unidos, provocó la inclusión de California como estado parte de Estados Unidos 1850.

El oro trajo una intensa actividad comercial de la que se convirtió en moneda de cambio el desarrollo de la agricultura a gran escala y la construcción del primer ferrocarril transcontinental de Estados Unidos. Pero sin embargo no todo fue positivo, la criminalidad aumento considerablemente, el deterioro del medio ambiente fue más que considerable y se promulgaron leyes xenófobas perjudiciales para la inmigración china y latinoamericana. Sin embargo en el imaginario popular la fiebre del oro quedó ya para siempre relacionada al “sueño californiano” el nuevo “sueño americano” que todos querían alcanzar.

En la vida de las ciudades hay rachas en las que de repente empiezan a proliferar de forma descontrolada unos modelos de negocio muy concretos y que, a la postre, resultan tener una naturaleza empresarial fugaz. Es el caso de los establecimientos centrados en el “compro oro”, una idea de negocio que puede hacer ganar mucho dinero en poco tiempo a quien la emprende. La crisis ha potenciado que el cofre de enseres de valor de cada casa pueda ser llevado a empeñar por dinero.

Antes de que la crisis fuera una realidad manifiesta, fueron muchos los que se percataron de la oportunidad de ganar de dinero que se abría -escrúpulos y decencia moral aparte-. Ya se sabe que en días de crisis suele incrementarse el valor de los metales preciosos, como así pasó con el oro en los años anteriores a este 2016. El oro en este tramo de crisis que hemos vivido triplicó incluso su valor de mercado.comprooro

Aunque es cierto que la ganancia se reduce un poco por la necesidad de que la joya tenga que pasar por el proceso de intermediarios y por el mecanismo de fundido, el oro ha sido una elección idónea para ganar dinero de forma ágil y rápida en estos años. Además, el miedo a que el concepto del oro pueda estar sumergido en una burbuja que acabe estallando está descartado, pues se trata de un valor garantizado que no se derrumbará más allá de unos parámetros de estabilidad.

Sin embargo, hay algo importante de aclarar. Cuando empeñamos alguno de nuestros enseres, existe la opción de poder recuperar el objeto en el futuro si abonamos una determinada cantidad -superior en muchos casos a la obtenida en su día por el empeño-; si, por el contrario, abogamos por la venta, cuidado, porque los enseres ya no será posible recuperarlos. Por lo que si acudimos a un “compro oro” para obtener liquidez a muy corto plazo y con la idea de que muy pronto podremos recuperar nuestro preciado anillo -por ejemplo-, debemos estar bien seguros de que no vendemos, pues el anillo ya pasará definitivamente al control ajeno.

El oro no siempre se utiliza con fines monetarios o en joyería. Este metal precioso debido a sus muchas cualidades tiene innumerables usos en otros sectores, como la tecnología, la medicina e incluso en complementos alimenticios, seguro desconocidos e inusuales para el gran público. Estos son algunos de ellos:

  • Píldoras de oro; en un intento de hacer una declaración sobre los excesos de la industria del lujo, los diseñadores y artista Donald Tobias Wong y Ken Coutney crearon unas píldoras de 24 quilates que pueden tragar.
  • Alcohol; También se ha incorporado el oro en las bebidas, un ejemplo, el licor de canela Goldshalager. Cada botella tiene minúsculos fragmentos de láminas de oro que se pueden consumir.
  • Tratamiento e artritis; Hoy en día el oro también se utiliza como tratamiento en pacientes con artritis. Las sales de oro se utilizan para reducir la inflamación, el daño a los huesos y para aliviar el dolor en las articulaciones y rigidez. Es un proceso lento, los pacientes necesitan recibir generalmente 22 semanas de inyecciones de oro antes de experimentar alivio, pero de gran efectividad superado este tiempo según los expertos.
  • Informática y electrónica; El oro se utiliza en la producción de los chips de memoria en ordenadores de escritorio y portátiles. Es un buen conductor de electricidad y también se utiliza en muchas partes electrónicas de dispositivos de teléfonos móviles y televisores.
  • Aeronáutica; Los visores de los cascos de los astronautas contienen oro debido a la protección eficaz que brindan contra la radiación espacial.
  • Pintura; No se refiere a la pintura de color oro, sino al hecho de que algunas industrias incluyen en ciertos productos de pintura exclusivos hojas de oro muy fina que dicen confieren un acabado brillante único.
  • Productos de belleza; masajes de belleza para el rejuvenecimiento de la piel y cremas en oro ya están disponibles en el mercado.
  • Reposteria; La pastelería Bloomsbury de Abu Dhabi realizó la magdalena “Fenix de Oro” que contiene polvo de oro que la convierte en la más cara del mundo.

La nación de Rusia alcanzó en el pasado año 2015 una cantidad de récord en lo que a las reservas de oro se refiere. El Banco de Rusia, entre los meses de enero y noviembre del pasado ejercicio, aumentó el grueso de sus reservas de oro en más de 185 toneladas. Esta cifra cosechada por el país dirigido por Vladimir Putin supera los datos registrados en el año 2014.
En el listado internacional de bancos centrales con mayor posesión de cantidad de oro, Rusia se sitúa en el sexto peldaño. Sin embargo, el país ha pasado a estar a la cabeza en lo que se refiere a volumen de compra en un año. Desde el pasado mes de diciembre, la ex nación soviética acumula una cantidad de 1.393 toneladas de oro; así, la participación áurea en el conjunto general de reservas de Rusia se acerca al 14%, según señalan fuentes expertas.oro putin

Aunque esta corriente de acumulación de este metal precioso pueda parecer un tanto extraña o arriesgada, la maniobra adquiere su sentido en el hecho de que se ha producido en un momento de bajos precios; además, este proceso de acumulación de oro respalda a la industria nacional de extracción y tratamiento del oro, que se encuentra en periodo de alza. Exportar este metal tan valioso en esta era no es provechoso, pero la idea de Rusia va más allá del presente.

La producción propia de oro de Rusia asciende a 290 toneladas, un porcentaje menor si lo comparamos con lo que importa. La industria joyera de la nación rusa consume además pocas toneladas al año, apenas unas decenas. Una opción para 2016 es que la cuota de oro en las reservas internacionales siga incrementándose por parte del Banco de Rusia. No hay que olvidar que la extracción del elemento áureo en la nación rusa también está en sus cotas más elevadas, ya que sólo China se encuentra por encima.

Los precios del oro son muy sensibles cuando se trata de cambios macroeconómico en la economía internacional. Especialmente en tiempos de crisis financiera o crisis económica cuando los inversores particulares están especialmente preocupados por su inversión los precios del oro se elevan debido al aumento de demanda, ya que en momentos de crisis lo que buscan la mayoría de los inversionistas es una apuesta segura como el oro.

El precio del oro se cotiza en dólares y las diferentes tendencias de su precio, se encuentran fuertemente marcadas por Wall Street, el mayor mercado de valores del mundo. Cuando los inversores de Wall Street advierten que la economía está experimentando un giro arriesgado el dólar cae mientras que el precio del oro se impulsa al alza por la mayor demanda de este activo que se constituye como un valor refugio en momentos de incertidumbre económica. Por tanto el precio del oro esta conectado al dólar constituyéndolo como referente para las monedas de todo el mundo y consecuentemente una recesión en la economía estadounidense despliega un efecto directo en el resto de economías mundiales.

En momentos de crisis financiera aumenta la inflación, es decir la economía sufre un desequilibrio consistente un una subida general de precio que proviene del aumento del papel moneda en circulación, o lo que es lo mismo el dinero pierde su valor y el precio del oro aumenta su valor.

Pero exactamente ¿por qué aumenta la demanda de oro en tiempos de crisis y se considera con un valor seguro? Sencillamente porque los bancos y los gobiernos no cuentan con la capacidad de fabricarlo y tampoco de devaluarlo. Por ello no le afectan las crisis económicas, el endeudamiento de los estados o reformas monetarias que estos pongan en marcha. Contrariamente el papel moneda sí que se ve afectado por estos influjos y pierde su valor. De ahí la calificación del oro como valor refugio para los inversionistas y se estime como un activo seguro en el que invertir y esa seguridad hace que ascienda su demanda.

Las tiendas y establecimientos especializados en el “compro oro” se han extendido de forma considerable en los últimos lustros por prácticamente todos los lugares de la geografía nacional. La crisis económica bajo la que se encuentra el Estado español desde hace ya algunos años ha alentado el intercambio de este metal precioso por dinero, del cada vez parecen estar más necesitadas las familias de nuestro país -algunas de ellas, con todos sus miembros en paro-.

Por tanto, no es extraño que en muchos núcleos familiares se opte por rescatar del baúl de los recuerdos, de los cajones remotos o de la colección de enseres de los abuelos todo tipo de joyas o elementos con contenido áureo. No obstante, no hay que olvidar que la regla general es que las tasaciones se lleven a cabo ofreciendo un precio al usuario muy por debajo de los precios que gozan de carácter oficial en el mercado.

Así, como por ejemplo se apreciaba a la perfección en una de las escenas de la reciente película ‘Techo y comida’, cada vez es más frecuente que nos topemos por la calle con “personas-anuncio” que cargan con mensajes llamativos impresos en cartón. Las llamadas y sugerencias al ciudadano para que gane “dinero fácil e inmediato” van en aumento. La necesidad de liquidez del potencial usuario y la adquisición en las casas de objetos de valor se convierten en la mezcla sobre la que se viene sustentando en los últimos tiempos el negocio del “compro oro”.

Esta fórmula para obtener capital a la desesperada por parte de las familias empieza el ciclo del que viven estos establecimientos. Una vez localizadas las pulseras, los relojes, los collares, los zarcillos o los anillos, lo siguiente es ponerse en contacto con el negocio seleccionado y rellenar un cuestionario con los datos personales de quien empeña. Después viene el proceso de tasación y, tras un par de días aproximadamente, el posible vendedor comunicará el precio acordado. Finalmente, el usuario inicial recogerá el dinero físicamente.

Al igual que la plata, el oro es una moneda de pleno derecho. Con ella puedes pagar servicios como el cine, aunque no te lo recomendamos. Su papel después fue modificado cuando se comenzaron a generar monedas en forma de papel. Sin embargo, el oro continúa teniendo un gran valor monetario ya que se utiliza ahora como garantía desde el siglo diecinueve. A través de una relación, se es capaz de convertir el oro de nuevo en una moneda cuando sea necesario.

Luego de los periodos repletos de inflación después de las dos guerras mundiales, el oro solamente se correspondió con el Dólar americano, y aún en estos días todavía tiene ese mismo papel. El dólar funciona como un patrón o estándar para el resto de divisas en el mundo, sin embargo, el aumento excesivo de la cantidad de moneda estadounidense provocó que este sistema pasase a considerarse anticuado a pesar de que el oro aún hoy en día siga cotizándose en dólares.moneda oro

Según los datos históricos, el oro empezó a cotizarse a 35 dólares por onza en el año 1971. Tomando en cuenta las fluctuaciones intensas del oro, llegó a alcanzar en 1980 un pico de 850 dólares (cabe destacar que eso era en ese época). Luego de esa terrible fase de fluctuaciones, hubo una fase más estable donde el dólar terminó cayendo en 1983 a 300 dólares y recuperándose en el 2006 subiendo a los 500 dólares por la onza. A pesar de esto, dos años después se observó la mayor subida de oro donde la onza alcanzó una increíble cifra de 1011.25 dólares incluso antes de caer por el inicio de la crisis financiera a los 690 dólares en un año.

Luego hubo una baja que se pudo observar desde el 2011 hasta incluso hoy en día que fue ocasionado por los Bancos Centrales que hicieron ventas masivas, al igual que algunas reglamentaciones y sin ni siquiera tomar en cuenta las acciones de los operadores económicos en la toma de beneficios conforme se iba acercando a los 2.000 dólares por onza.

Ya desde hace mucho tiempo, las personas alzan las cejas cuando se toca el tema de la minería o extracción de oro en la nación colombiana, mucha de sus noticias vienen con un sub-contexto lúgubre y cuestionable. En este sector existen muchos informes acerca de la minería ilegal, lavado de dinero, al impacto ambiental que la nación causa por culpa de la minería, e incluso el recorte de las inversiones además de la caída en los precios internacionales del metal. En esta nación hay cierto conflicto con el oro que causa mucho ruido, y tal vez es la que más destaca en esa área, ha habido por ejemplo, en Gran Colombia Gold, la cual es propietaria de 111 títulos mineros en Antioquia, que es donde operan los activos de la ya extinta cerrajeros San Sebastian, y también de Marmato, actualmente tiene problemas financieros.

oro correTambién, la empresa sudafricana AngloGoldAsahanti ha hecho anuncios en el pasado de que tendrá que reducir inversiones esta año, y a pesar de ser desmentido por varios directivos, dentro del mercado existen grandes rumores ponderando el posible caso de que salga de Colombia. Como si ya de por sí no hubiese suficientes disturbios acerca del oro en Colombia, la comercializadora más grande de la nación, Goldex, fue acusada de lavado de dinero por nada más ni nada menos que 2.3 billones de pesos.

Además de todo el sufrimiento que ha tenido Colombia a causa del oro, también se le debe añadir el vil fenómeno de la minería ilícita que está creciendo exponencialmente al igual que los servicios pirata de cerrajeros, por ello confie que le ofrecen trabajos seguros. Según estudios, solo el 15% de las actividades del sector minero son legales. Por tanto, en esta nación, el oro es gobernado por organizaciones criminales que causan graves daños al medioambiente, y a la economía, violentando al mismo tiempo la reputación de Colombia que tras hecho y hecho, la historia de ellos con el oro se ha manchado en el mercado internacional por muchos años a venir.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies