Las aguas residuales esconden mucho más que solo desechos

Lo que se encuentra en las tuberías no deja de sorprendernos, recientemente científicos estadounidenses de la Universidad de  Arizona, encontraron al realizar pruebas y análisis  a las aguas residuales,  restos de metales valiosos como el oro, la plata y el platino. Según sus cálculos por cada tonelada de lodo es factible obtener aproximadamente 250 euros, que aunque no suene un número demasiado importante, si se multiplica por la cantidad de toneladas de residuos que una gran ciudad puede producir, la cosa cambia, haciendo la cifra algo más interesante.

Aunque los científicos conocían sobre la existencia de estos metales en las aguas, no dejó de sorprenderles la concentración, por lo que ahora inician nuevos estudios para evaluar si este puede realmente ser un negocio lucrativo. La investigadora  cargo de este nuevo proyecto,  la geóloga Kathleen Smith ha presentado ante la American Chemical Society ACS los primeros resultados, en los que indicó que los metales se encuentran en muchos de los productos de uso diario, por lo que a la larga las pequeñas partículas van a parar a las aguas servidas. Aunque indicó que si estas cantidades estuvieran en los lugares donde usualmente se encuentran estos minerales y la extracción pudiera hacerse del modo tradicional,  sería lucrativo extraerlos, pero hasta ahora aún se evalúa si hacerlo filtrando el agua también lo sería.

Aunque el oro es importante, también lo son otros metales que se utilizan en la industria de la tecnología, específicamente para la producción de teléfonos inteligentes y computadores como el  platino.

Pero no solo en Estados Unidos han encontrado oro en las cañerías, también en Suiza, país en el que el  organismo de las ciencias acuáticas realizó un estudio que abarcó a 64 plantas de tratamiento, encontrando que aun cuando las cantidades diferían ente unos lugares y otros, en todas ellas encontraron metales preciosos.

Hasta ahora la tesis principal es que la alta concentración encontrada en algunas de las plantas se deba a la cercanía de fábricas de relojes y refinerías de oro,  pero en cualquier caso las estimaciones ubican la cantidad de oro factible de encontrar  en 43 kilos al año,  es decir en cerca de 2 millones de euros, cifra que no resulta para nada despreciable y razón por la que los investigadores creen que la recuperación podría suponer resultados positivos desde el punto de vista financiero.

Otros de los metales encontrados son el gadolinio y niobio, que probablemente deriven de la industria electrónica y de la médica, ya que son estos elementos utilizados en las cubiertas de los equipos electrónicos y en el material de contraste utilizado en varios estudios médicos.

Como no podía ser de otra manera, parece que Japón se ha adelantado y ya ha empezado a obtener beneficios de las plantas de tratamiento de Tokio, con una rentabilidad aparentemente similar a la de una mina de oro.

Pero como el mundo actual no acaba nunca de dejarnos con la boca abierta, recientemente fue también noticia que no solo oro, plata y platino son encontrados en las aguas residuales de Suiza sino que en Ginebra, dos mujeres españolas arrojaron por el inodoro una buena cantidad de dinero en billetes de 500 euros. La situación implicó la necesidad de llamar a los fontaneros, pues la cantidad era importante, 120.000 euros, lo que ocasionó que se atascarán los baños de un banco y tres restaurantes cercanos.

Que las motivo a realizar esto, aún está bajo investigación, aunque se supone que involucra alguna operación de lavado de dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *