La historia del trabajador de limpieza que encontró oro

Las personas que se encuentran dentro del negocio del oro, es decir aquellos que comercializan con la compra y venta de este precioso mineral desearían que les sucediera el interesante y deseado accidente que le sucedió a un trabajador de aseo surcoreano quien encontró una sorpresa inesperada dentro de unas bolsas de basura que se disponía a botar. Al momento de levantar las bolsas de basura dentro del aeropuerto donde labora, este trabajador denoto que las mismas poseían un elevado peso, por lo que se dispuso a observar que tipo de objeto se encontraba incrementando el peso de las bolsas y encontró un importante descubrimiento: 7 lingotes de oro.

Una de las más importantes cadenas de noticias del mundo dirigió a sus corresponsales hacia el aeropuerto de Corea del Sur donde sucedió este encantador incidente y reportaron que cada uno de los lingotes de oro encontrados por el trabajador del aseo pesan alrededor de un kilogramo y los mismos se encuentran valorados en trescientos mil dólares cada lingote, por lo que en total el descubrimiento en las bolsas de basura fue de siete kilogramos de oro valorados en más de dos millones de dólares.

Una de las hipótesis que posee la policía surcoreana sobre tal descubrimiento es que es muy probable que el dueño de dichos lingotes de oro que presuntamente no había adquirido de manera legal, tuvo que dejar el oro envuelto en papel periódico dentro de la basura para no ser atrapado por la policía. Esta noticia creo un revuelo en el personal de trabajo de Electricistas puesto que tanto el dueño del negocio y los profesionales que laboran en el mismo comenzaron a realizar jocosos comentarios y chistes sobre esta noticia y muchos deseaban ser el trabajador del aseo surcoreano dado a su gran suerte y fortuna.

Afortunadamente al trabajador de Corea del Sur lo respalda la increíble política que se maneja dentro de este país asiático, puesto que en dicho país la persona que se encuentra un objeto de valor y el mismo no es reclamado por el propietario en un plazo de seis meses, dicho objeto pasa a ser propiedad de la persona que realizo el descubrimiento, es decir del empleado de aseo del aeropuerto. Sin embargo, existe una posibilidad de que dicho trabajador se quede sin un solo centavo por su descubrimiento, puesto que, si las autoridades descubren que los lingotes de oro provienen de una actividad ilícita, el trabajador no podrá ser dueño de las barras de oro. El personal de Cerrajeros de alto nivel manifiesta que la posibilidad mencionada anteriormente no es totalmente justa con el trabajador surcoreano, debido a que a pesar de que los lingotes de oro sean robados o provengan de actividades ilícitas, este trabajador del aseo fue muy honesto y reporto el descubrimiento de los lingotes, por lo que el gobierno de ese país debería recompensar a dicho empleado con un incentivo económico por la increíble honestidad y solidaridad que este demostró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *