Si encontrar tesoros y en particular oro es una actividad que te resulta atractiva y si además cuentas con un detector de metales, entonces la playa es el lugar ideal para tu afición.

¿Por qué las playas? Pues porque no es difícil llegar hasta una de ellas y armado de un detector de metales seguramente encontrarás alguno que otro pequeño tesoro, por lo que no te sentirás decepcionado

Debes estar claro que pese a realizar tu recorrido por la playa con un detector de metales no encontrarás un cofre lleno  de monedas pero sí que hallarás alguna que otra pequeña cosilla.

Te estarás preguntando ¿que son esos pequeños tesoros que puedes encontrar en la playa? Pues los que producto de un olvido o de un bolso que ha caído se han quedado escondidos en la arena. Hablamos de un anillo, una moneda y hasta algo un poco más grande como un reloj o una pulsera que alguno de los asiduos visitantes que las frecuentan, en especial en verano, hayan perdido.

La mejor hora es temprano en la mañana o ya caída la tarde, pues son los momentos en que seguramente se encontrará más solitaria. Este paseo por la arena, detector en mano, puede servirte además como rutina de ejercicio semanal.

Por supuesto que la posibilidad de encontrar algún tesoro estará relacionada con la playa que elijas para tu búsqueda, pues obviamente las probabilidades son mayores en las que son más concurridas.

En una buena playa es muy improbable que luego de unas horas de  recorrido tengas que irte a casa con las manos vacías.  De seguro encontrarás unas cuantas monedas y con algo de suerte serás el que encuentre alguna joya perdida por un bañista.

Seguramente te estarás preguntando qué tipo de detector debes usar para dedicarte a desenterrar los tesoros ocultos en una playa. Si limitarás la búsqueda a la zona de arena, cualquier modelo de detector te será útil. Si por el contrario quieres pasear por la orilla o incluso te tienta la idea de entrar en el mar para realizar la búsqueda, entonces debes tener un detector  un poco más sofisticado desde el punto de vista técnico, mejor incluso si está diseñado para operar bajo el agua. De no ser este el caso es bastante seguro que los datos que obtendrás serán erróneos por la interferencia que producirán la sal y la humedad en el funcionamiento del equipo.

Otro elemento que te será de gran utilidad para esta actividad es una mochila donde podrás guardar los pequeños tesoros que encuentres en la playa y además llevar la bolsa será más práctico a la hora de recoger y llevar hasta el punto de disposición final, la basura que sin duda alguna tambien encontrarás. Piensa además que de este modo estarás realizando una labor amigable con el ambiente.

Habrá momentos en que el detector emita la señal de haber encontrado algo aunque  no logres visualizarlo  superficialmente. Te verás  obligado entonces a excavar un poco. Es aquí donde entra en acción el cuarto elemento con el que debes acompañarte en tu expedición para buscar tesoros en la playa, una pequeña pala. La puedes llevar cómodamente en la mochila y evitarás así exponerte al riesgo de una cortadura con algún objeto que esté enterrado en la arena, si realizas está tarea con tus propias manos.

Un último consejo es que te traces mentalmente un plan de recorrido para asegurarte de no rastrear varias veces una misma zona. Lo más conveniente es que inicies  por un extremo de la playa y que vayas recorriendo la arena bajando hasta la orilla para luego comenzar a barrer nuevamente hacia arriba y de nuevo acercarte al mar.

Recomendaciones para buscar tesoros en una playa con la ayuda de un detector de metales

  • Procura realizar la búsqueda durante los momentos del día en que la playa tiene menos visitantes
  • Utiliza protector solar y una gorra, especialmente si piensas dedicar unas cuantas horas a esta actividad.
  • Recuerda incluir en la mochila una pequeña pala para ayudarte a desenterrar alguno de los pequeños tesoros detectados en la arena.
  • Si te ves obligado a hacer un hoyo luego de retirar el tesoro vuelve a cubrirlo. En caso que haya sido falsa alarma y lo que encuentres sea un trozo de lata o cualquier metal sin valor no lo dejes abandonado en la arena, llévalo contigo y deposítalo en la basura. De este modo el esfuerzo de cavar no habrá sido en vano pues te quedará la satisfacción de estar participando en la limpieza de la playa.
  • Antes de comenzar la búsqueda de tesoros en la playa dedica unos momentos a observar el movimiento de las personas durante las horas de mayor concurrencia. Esto te será útil para determinar las zonas donde con mayor probabilidad encontrarás objetos valiosos. Con tan solo unos minutos de observación sabrás donde se reúne el mayor número de personas, por donde caminan y hasta cual es el chiringuito más popular.

Ya estás listo para iniciar la búsqueda de los tesoros playeros, recuerda que no hay una playa igual a otra y solamente tu experiencia y el tiempo que dediques a esta actividad te irán indicando los mejores puntos para  dedicar tu mayor esfuerzo.

Posts Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies